lunes, 19 de junio de 2017

Le pasaba con la alegría lo mismo que con la tristeza y no quería regodearse en ella. Dejarse cruzar por la emoción como cauce pero no embalsar el flujo, tampoco filtrarlo o engrosarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario