martes, 14 de noviembre de 2017

Siempre que fuimos juntos al lugar donde rompen las olas
terminamos por rompernos.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Primero

Eider, cariño, cumples un año.
Hija del norte y del sur,
eres tan especial como esa mariposa que se coló ayer
     en el metro de Bilbo.

Eres una estrella, Eider,
y todo el mundo lo nota.
El botín más especial de tus padres,
los piratas espaciales, la magia en estado puro.
Eres el adagio de unas vidas demencialmente aceleradas.

Has nacido entre los brazos
de aquellos que allanaron el mundo a puñetazos,
no puede pasarte nada malo, Eider,
porque todo lo malo ya se ha ido, lo han echado.

Algún día quizá comprendas lo única que eres,
la cantidad de historias que se contaron
hasta llegar a la tuya.

Siempre estaremos de tu lado, Eidertxo,
y tendrás una familia viajera en la tierra y en el mar,
y podrás recorrer el mundo de la mano de los que te quieren.

Quizá algún día leas estos versos desde el metro de Bilbao,
o de Madrid, o Barcelona,
o escribas los tuyos propios
a los que luego pondrás música, como tu padre,
o vistas las ropas que te hace tu ama
y tú misma cosas tus colores favoritos en el mundo.

Cumples tu primer año, hoy,
que te están poniendo inyecciones para ser fuerte,
para enfrentar al mundo.
Este año tan especial porque es casi más nuestro que tuyo,
en el que han ocurrido la boda y los interminables regalos y viajes
     por carretera o tren,
mientras todo el mundo comenzaba a quererte
desde el principio y para siempre.

Tienes un brillo en los ojos Eider,
una chispa que algún día prenderá
y será fuego y luz a borbotones.

Para entonces, quizá ya estés harta de aprender lecciones
     de nosotros
y empezarás a enseñarnos tu manera de vivir,
pero hasta entonces, Eider,
déjate querer y cuidar por nosotros.

Feliz cumpleAño pequeña Eider.




jueves, 2 de noviembre de 2017

Simple

Cuando pienso en la próxima película que quiero ver
casi siempre sucede que tú ya la has visto.
Eso me hace imaginarte en casa
tumbada en tu cama o en tu sofá,
pegada a la pantalla,
parando para fumar de vez en cuando.

Casi nunca te imagino acompañada.
Tu adolescencia siempre ha tenido un efecto brutal sobre mí.
Ojalá la vida nos hubiese cruzado antes
porque has marcado tanto la diferencia,
el antes y el después,
que la rabia me consume por haber tenido que esperar tantos años.

Las rayas de tus ojos y tu pelo rojo y liso
me siguen haciendo retumbar el pecho.
Siempre decidida, siempre un paso por delante.
Tan luchadora, tan sola.

Te imagino con la cara turbada y el ceño fruncido
como si callaras miles de gritos
como si fueras capaz de imaginar a tu yo actual
y no supieras cómo llegar hasta él.

Me gusta pensar en lo que pasó por tu cabeza
cuando me viste por primera vez.
Tengo muy pocas pistas de lo que podías anticipar de mí.

Al fin y al cabo, nunca he sido tan tú.

Pero en cierto modo me he recuperado.
Intento dejar de huir y bajar a la realidad a veces.
Pensar como los demás piensan, sentir como los demás sienten.

Hay dos extremos de cuerda entre quien fui hace diez años
y quién soy ahora.
Se puede ver desde la luna el momento exacto en que se rompió,
cuando fui capaz de esconderme de todo el mundo.

Aún a día de hoy
hay a quien le cuesta saber dónde estoy
porque en ocasiones sigo escondido
y lo hago sin darme cuenta.







miércoles, 25 de octubre de 2017

Clase

Tu vida.
Qué es realmente tu vida.
¿Realmente tu vida es tuya?
¿Te pertenece?
¿Dónde la guardas?

¿Acaso la ves?
¿O la tocas?
¿O la acaricias?

Ya es magnánimo afirmar que se tiene algo más que unos latidos.

¿Es tu vida lo que entra a tu cabeza?
Por tus ojos, o por tu piel.
Qué pasa con tu vida cuando te duermes.

Dónde está. Dónde está ahora tu vida.

Sientes que te acompaña y sin embargo
podría ser que solo la proyectes como sombra.
Si no existen los actos, cómo sabes nada.

Morir.

Morir para afirmar la vida.
Morir para entender lo bello.

Ponerle fin a una colección de recuerdos.
Dejar pasar el tiempo, pasar revista y cerrar.

"Los problemas los crean los profesores a sus alumnos,
realmente solo existe un problema, y el problema es
     que solo se muere una vez.
Tranquilo, no te des prisa en resolverlo."


Sobre encuentros casuales yo podría escribir un libro.


Un año y medio después...


A veces la vida se ordena de forma maravillosamente extraña.

lunes, 23 de octubre de 2017

Multa de convivencia (Club Cronopios 28/10/2017)

Que a veces en la vida prefieres estar sin vida.
Desgarrar todo y estrellar los botes de pintura en la pared,
perderte donde sepas que no habrá mano amiga para sacarte del agua.

Y aunque verás millones de cosas hermosas
no siempre volarán cerca de ti.

Hay que suicidarse un poco cada día,
descascarillarse y lamer el clima.

No cubrirse de hojas,
cubrirse de enredaderas, de ojos.

Escribirse al amparo de una bolsa de té húmeda.
Descarrilar en cada frase,
pensar en morse o sentir en árabe.

Hay momentos estelares en los que tienes la obligación de cagarla monumentalmente,
de salirte del guión y fumar de la estela de un cometa
solo para caer redondo entre los papeles desechados del sofá.
Hay silencios de corchea que piden redonda,
fundidos en negro, barreras.

Meter la cara en lo más profundo de un pequeño charco
para desliar la última hebra de un pensamiento bruto.
Cada vez que se bosteza debería emprenderse la fuga
a través de todas las superficies que se sospechan inatravesables.

Me espanta la solidez,
me atrae la sordidez y me repele el sonido de una vida que se apaga
       en la desidia.

Voy a suspender cada punto en el espacio infinito hasta tres veces
para poder regresar a esta parte de ninguna parte
cada vez que sienta la necesidad de cerrar la cama y arropar
       la puerta.